RECORDIS DE UNA PUTA SIN LIBERTAD


Te recordé en aquella avenida,

vendiendo tu cuerpo,

encendielo un cigarro al olvido

trasnochando los sueños en aquel motel,

lleno de cenizas y nostalgias.


Tu escote lleno de caricias,

tu maquillaje desbordando tus mejillas,

especulando cualquer sabor,

y tus besos no son de un solo hombre,

ni tu sexo, es de un solo universo

con el que deseas,

que tu libertad no tenga precio.


Litzardo Rivas

1 comentario:

Alberto dijo...

Uhhh, que maravilloso. Bonito homenaje a una mujer de la vida "alegre", que de hecho es la vida más triste que pueda existir (al menos, eso dicen algunas de ellas)

Imágenes del tema: duncan1890. Con la tecnología de Blogger.