24 de marzo de 2009

La poesía ataca siempre por donde no se espera,
como una guerrilla extremadamente móvil y desorganizada.
Riechmann.