LA MALA HORA

Ahora que soy tristeza, que el viento evapora mis manos, que vuelo sobre este silencio de muertes prematuras, ahora que me deprimo con las noches vacias de olvido, que escribo poemas sobre tu pecho, ahora que los latidos son una sombra estupida que se vacia en un rio de sangre.

Ahora que mis labios se arrugan con mi cigarro,
ahora, ahora,
ahora que la muerte fractura mis piernas y
la mala hora desnuda
mi poema y mi flor.

1 comentario:

fgiucich dijo...

Esa mala hora que avanza entre la soledad más densa. Abrazos.

Imágenes del tema: duncan1890. Con la tecnología de Blogger.