4 de octubre de 2013

HOY ES VIERNES...


Hoy es viernes, las circunstancias varían depende del estado de ánimo con que se toman, Mientras tomo un café, pienso en los estados de mi consciencia, lo que mi mente clarea, es bueno recordarse de vez en cuando lo humano que somos, habito en vacio, camino por las calles pensativo, transitando poemas por mi mente, elucubrando imágenes, deseos, historias y con ganas de fumarme algún cigarrillo, bebo el café y dirijo la mirada hacia el vacio como queriendo encontrar las respuestas a este desierto, y los arboles se esconden bajo la brisa, mis deseos se deshojan en el viento  como se deshoja el calendario, ya no soy el mismo, soy más viejo y más lento para algunas cosas.

Arraigo en mi mente alguna historia o algún verso con las ganas de escribirlos y de recrearlos en un papel, y desvencijar la paranoia, y volver a encontrarme con algunos papeles viejos, recordar líneas y versos mal escritos, y quiero abrazar a mi hija, sostenerla como un acto perenne en el tiempo, y darle un beso y sonrojarme las mejías al ver sus delicados pasos, su inocente sonrisa, sus abrazos tiernos y sinceros, con el deseo de danzar bajo la lluvia el cascanueces.

Es un viernes extraño, pero hermoso, por ratos lleno de languidez, de pasos grises con caricias llenas de ternuras, con las ganas de pintar un cuadro impresionista o diluirme entre conversaciones vanguardistas, tertulias literías donde uno constantemente conversa con su origen  y se embriaga de pasión, se enarbolarán las esperanzas y uno puede hacer reflexiones concluyentes con algunos ensayos o artículos de la filosofía, es un enigma hermoso, lleno de  acertijos pocos convencionales, y me regreso a ver la colilla de mi cigarro; conjugo pasado y presente, mientras converso con mis propias ideas.

Que bonito es volverse a reencontrarte con el universo de la palabra escrita, balbucear el aire y la pasión de algún texto literario, o hacer elucubraciones sobre el arte en general, es una dicha hablar de estos temas y recordarte lo humano que eres, gracias a estas manifestaciones de la mente y el espíritu despiertan en mi las ganas de recrear algunas percepciones impersonales de esto que a veces le llamamos vida.